top of page
VR Goggles
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Writer's pictureGDS Radio

Por qué es mejor respirar por la nariz



Los cilios, superhéroes que nos protegen

De media, una persona respira alrededor de 10 000-12 000 litros de aire en un solo día. Este aire, por muy limpio que esté, contiene partículas en suspensión como polvo, bacterias, virus o esporas de hongos que se depositan en las vías respiratorias y las superficies alveolares del pulmón.

Pero no entremos en pánico antes de tiempo: el aparato respiratorio sabe limpiarse y defenderse solito. En realidad, sólo consiguen alcanzar el pulmón las partículas extremadamente pequeñas, con un diámetro inferior a 3-5 micras. ¿Y cómo consigue el aparato respiratorio detener al resto? Pues gracias a unos superhéroes llamados cilios.

Figura 1. Cilios, nuestros superhéroes. a) Funcionamiento de nuestro sistema respiratorio b) Imagen de microscopio electrónico de barrido del epitelio de la tráquea pulmonar mostrando los cilios. Wikimedia Commons / Charles Daghlian


Los cilios son unas proyecciones minúsculas parecidas al pelo y mucho más pequeños que la punta de un alfiler. Se encuentran por miles en la mucosa de las vías respiratorias: cada célula de la mucosa de la nariz y bronquios posee unos 25-30 cilios, cada uno de una longitud de 5-7 µm.

Los cilios sobresalen de las células y se mueven como si fueran las cerdas de un cepillo cuando barremos. Su función es tener limpia la nariz de las partículas de hasta 0,5 mm de diámetro que entran, arrastrándolas hacia la faringe para que, en apenas 10 o 15 minutos, sean eliminadas de la nariz.

Podemos decir que el superpoder de estos héroes celulares es su supervelocidad: se agitan más de mil veces por minuto y consiguen desplazar hacia arriba la mucosidad que recubre la tráquea con el fin de que los microorganismos patógenos y las partículas queden atrapados en esta capa de mucosidad. Desde ahí pueden se expulsados al toser, o bien arrastrados hasta la boca -donde no hay cilios- y deglutidos. Eso los convierte en un mecanismo de defensa crucial contra las infecciones de la nariz, senos nasales y bronquios.

La nariz y la boca son distintas a nivel inmunitario

Como acabamos de explicar, la nariz está recubierta de un tejido con características físicas muy peculiares. Pues bien, a nivel inmunitario la nariz también es especial porque es donde se lleva a cabo el “triaje” de los patógenos que entran con el aire que respiramos.

La mucosa de la nariz está continuamente decidiendo entre atacar a un patógeno o dejarlo estar (porque sería peor para nuestro organismo el daño causado por una batalla campal). Esto implica que existe una cierta tolerancia hacia patógenos que normalmente no nos causan un gran daño. Parte de ese papel de “portero” lo ejerce un tipo de células B que producen anticuerpos llamados IgA, algo diferentes a los IgG que circulan en la sangre y de los que hemos oído hablar más durante la pandemia.

Pero ¿por qué la nariz y no la boca? Pues porque la boca es, fundamentalmente, la entrada de los alimentos, tanto sólidos como líquidos. Por eso su mucosa tiene otro tipo de especialización y carece de cilios que filtren el aire. Su función es lidiar con los patógenos que intentan entrar con los alimentos que ingerimos. Por eso, del mismo modo que no ingerimos alimentos por la nariz, tampoco deberíamos respirar por la boca.

A esto hay que sumarle que el aire que entra por la nariz se mantiene más calentito y ahuyenta gérmenes. Por eso es tan buen invento la bufanda, cubriendo boca y nariz, en los días de frío.

Respirar por la boca cambia los huesos de la cara

Respirar de manera habitual por la boca puede deberse a factores genéticos, malos hábitos orales u obstrucción nasal (hipertrofia de adenoides/amígdalas), presencia de pólipos nasales, desviación del tabique nasal, hipertrofia de cornetes o sinusitis. Además, la respiración bucal puede estar relacionada con alergias respiratorias, condiciones climáticas, mala posición para dormir, etc.

Y no hay que restarle importancia. Respirar por la boca puede cambiar la disposición de los huesos faciales en los niños. Según una revisión científica realizada a partir de metaanálisis, la respiración por la boca provoca en los niños cambios en el desarrollo de los huesos faciales y una mala oclusión (la boca no cierra de manera apropiada por mal alineamiento de los dientes). Entre otros cambios, la mandíbula y el maxilar rotan hacia atrás y hacia abajo, y existe una tendencia de inclinación labial de los dientes anterosuperiores. El problema es que cerrar mal la boca causa problemas a nivel del músculo de la masticación, del cuello e incluso es causa de muchas cefaleas en los adultos.

Según la encuesta de salud oral en 2020 realizada por la Revista del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, más de un 50 % de los niños de 12 años padece una mala oclusión de leve a severa.

Figura 2. A. Respirador habitual por la boca. Posición elevada del hueso hioides (H) con respecto a la línea formada por la 3ª vértebra cervical (C3) la parte más posterior de la sínfisis mandibular, leve cresta donde se unen las dos piezas de la mandíbula. B. Respirador habitual por la nariz. El hueso hioides está por debajo de la línea que forma C3 y la sínfisis mandibular. Fuente original: Chung and Beltri , 2014.


En cuanto a los adultos, también modificamos nuestra postura si respiramos habitualmente por la boca: doblamos el cuello hacia delante y cambiamos la posición de la cabeza y el cuello para adaptar el ángulo de la faringe y facilitar la entrada de aire a la boca. Mírese al espejo y lo podrá comprobar.

Si a estas alturas no está convencido de las ventajas de respirar por la nariz, pruebe a relajarse. Notará que respira por la nariz de una forma natural y necesitará forzarse para respirar por la boca. Sobre la boca al respirar podríamos decir eso de “utilícese sólo en caso de emergencia”, como la boca de incendios contra el fuego.

The Conversation

Matilde Cañelles López, Investigadora Científica. Ciencia, Tecnología y Sociedad, Instituto de Filosofía (IFS-CSIC); María Mercedes Jiménez Sarmiento, Científica del CSIC. Bioquímica de Sistemas de la división bacteriana. Comunicadora científica, Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB – CSIC) y Nuria Eugenia Campillo, Científico Titular. Medicinal Chemistry, Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB – CSIC)

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Comments


Cronos

Noticias a tiempo

bottom of page